Las mujeres representan un alto porcentaje de aportación al trabajo agropecuario. Ellas desarrollan una serie de actividades en una misma unidad productiva, que se traduce baja productividad, escasos beneficios y poca remuneración. Tienen más responsabilidades domésticas que los hombres y los ingresos que generan están destinados al sustento y desarrollo familiar. “La ponencia giro al rededor de las herramientas para el diseño e implementación de proyectos con acciones de género responsivas en las ANP y zonas de influencia. Los tres objetivos de género en los que se basa la aproximación para guiar el análisis y las evaluaciones de los proyectos Lograr paridad de género. Atender las necesidades prácticas y productivas, sin alterar el balance tradicional de poder y de autoridad entre mujeres y hombres. Atender las necesidades estratégicas a través de promover la redistribución de los trabajos que realizan hombres y mujeres, así como de los beneficios derivados de los mismos.”